La nuestra es una de las clínicas ginecológicas en Rivas en las que puedes confiar para hacer un seguimiento durante el tiempo que dura el embarazo. En una entrada anterior empezamos a repasar los diferentes cambios que el proceso de gestación provoca en las mujeres. Por eso vamos a continuar ahora con ellos en este nuevo post.

Como ya vimos los dos primeros meses, vamos a seguir con el tercero, cuando el abdomen de la mujer empieza a mostrar un ligero abultamiento. A partir de este momento es habitual que se busque ropa más cómoda y menos ajustada. Empieza a disminuir la producción de la hormona gonadotropina coriónica, que causa las náuseas y los cambios de apetito. También se pueden inflamar las encías, llegando a sangrar, por los cambios hormonales. Los órganos del bebé se habrán formado al terminar el mes y ya ha pasado el periodo con más riesgo de malformaciones congénitas.

A partir del segundo trimestre suelen desaparecer las molestias iniciales, y se empiezan a sentir las patadas del bebé. Es en el cuarto mes cuando las caderas comienzan a redondearse, y en el centro del abdomen va apareciendo una línea vertical. Los cambios hormonales pueden provocar un oscurecimiento de pecas y lunares, u otras zonas sensibles de la piel, por lo que se recomienda no exponerse al sol. La presión del útero en el estómago entorpece a veces las digestiones. Es necesario acudir a revisión cuando nos indique el especialista y, para ello, puedes acercarte a una de las clínicas ginecológicas en Rivas.

En el Centro Ginecológico Victoria estamos a tu servicio para ayudarte a controlar el embarazo y que se desarrolle con normalidad. Contamos con especialistas en obstetricia con años de experiencia.